Skip to main content
Internet Archive's 25th Anniversary Logo

Full text of "Francisco Bauza Compendio Historico Del Uruguay"

See other formats


TUTO PEOAfiónno 



Á 



INSTITUTO PEDAGOJICO 




Compendio Historial 



UR."CrGrUiPLY 



Precio : 10 centésíios 



montevideo 

Tipografía Uruquaya» Calle Buenos Aires, 155 

1889 



INTRODUCCION 



I 



1 



¿y¿ue es Historia? 



R. Historia es la narración melódica de los 
hechos verdaderos. 

P. ¿Para que sirvo el estudio de la Historia? 

R. Para revelarnos las leves que presiden la 
vida de los pueblos, y darnos por m^^dio de ellas 
una esperiencia provechosa. 

P. ¿Cómo se comprueban los hechos verdade- 
ros en toda narración historial? 

R. Por médio de laCronolojía, de la Geografía 
y de la Critica. 

P. ¿Para que sirve la Cronolojía. 
_ R. La Cronolojía, que es la ciencia del tiempo, 
sirve para proporcionar el conocimiento orde- 
nado de las fechas. 

P ¿Para que sirve la Geografía. 

R. La Geografía sirve para dar idea correcta 
ae los lugares en que han pasado los sucesos 
que deben narrarse. 

P. ¿Para r<ue sirve la Critica? 

La Crítica sirve para examinar si son ver- 



daderos los hechos, sacando de ellos una ense- 
ñanza especial; ó si son falsos, para rechazarlos 
como inútiles á toda enseñanza provechosa. 

P. ¿Que papel desempeña la Historia entre las 
ciencias humanas? 

R. La Historia es la fuente de todas las cien- 
cias humanas, porque es la que se eleva mas alto 
en la investigación de las cosas, desde que Dios 
creó el hombre á la vida, hasta que le permitió 
llegar á su estado presente. 

E. ¿Como ha de estudiarse la Historia? 

R. La Historia debe estudiarse por divisiones 
adecuadas á facilitar ía comprensión de los he- 
chos mas importantes. 

P. ¿Tienen esas divisiones un limite fijo? 

R. Si señor. Los historiadores están contestes 
en admitir que la Historia considerada en su ob- 
geto propio, se divide en Sagrada y Profana; y 
considerada en la estension del tiempo, se divide 
en Historia antigua. Historia de la Edad média. 
Historia moderna ó Historia contemporánea. 

P. ¿Que es Historia Sagrada? 

R. Historia Sagrada es la narración compren- 
dida en la Biblia, ó sea la historia del pueblo 
hebreo, y la de nuestro Señor, Jesucristo y su 
Iglesia. 

P. ¿Que os Historia profana? 

K. Historia profana es la narración de los he- 
chos puramente humanos, ^^onii políticos, socia- 
les, científicos ó artísticos. 

P. ¿Y alcanzan á la Historia profana las divi- 
siones de tjempo que habéis mencionado? 

R. Si señor, pues se han hecho precisamente 
para ella y con el fin de facilitar su estúdio. Así 



es que cuando se dice Historia antigua, ó de la 
Edad-média, ó Moderna ó Contemporánea, se 
entiende la agrupación de acontecimientos hu- 
manos comprendidos en el periodo de tiempo que 
designa cualquiera de esas edades históricas. 

P. ¿Como se denominan los libros historiales 
que narran estos hechos? 

R. Se denominan según la materia ó sujeto 
que les sirve de estudio. Por ejemplo, si un libro 
trata de la humanidad entera, se dice que es una 
Historia universal; si trata de una porción limi- 
tada de tiempo, se dice que es una Historia ge- 
neral; si de un pueblo solamente, que es una 
Historia particular. 

P. Y dentro de estas denominaciones ¿caben 
todavia otras divisiones? 

R. Si señor, por lo que respecta al modo de 
narrar los hechos, pueden admitirse dos divisio- 
nes, á saber: la que dá ámplios detalles y consi- 
gue el nombre propiamente dicho de Historia, y 
la que dá solamente un resúmen de los hechos y 
se llama Compéndio. 

P. Admitidas estas esplicaciones ¿que es la 
Historia de la República del Uruguay? 

R. La Historia de la República del Uruguay, 
es una Historia particular, p >rque narra sola- 
mente la historia del pueblo uruguayo. 

P. ¿Que importáncia tiene para el pueblo 
uruguayo el conocimiento de su historia? 

R. Tiene \s misma importáncia que para un 
hijo el conocimiento de la vida desús padres. 
Por médio de ese conocimiento, asi como cada 
individifo aprende á amar y respetar á sus ma- 
yores, valorando y agradeciendo los esfuerzos 



que han hecho para rebustecerle y educarle; asi 
también los pueblos aprenden á amar y respetar 
á lus hombres que les han dado independéncia, 
libertad y personería entre las naciones civili- 
zadas. 

P. ¿Y bastará un Compendio ó sea una narra- 
ción abreviada délos hechos, para esplicar todas 
estas cosas? 

R. A mi que soy niño me basta, porque mi 
edad no requiere má^. Con que yo sepa quienes 
descubrieron, civilizaron y constituyeron á mi 
país, ya tendré las nociones suficientes para sa- 
ber lo que me interesa por ahora. 



II 



HABITANTES PRIMITIVOS DEL URUGUAY 



P. ¿Que entendéis por habitantes primitivos 
de un pais? 

R. Llámanse habitantes primitivos de un país, 
aquellos grupos de individuos, que se suponen 
los primeros que han vivido en él. 

P. ¿Cuales han sido los habitantes primitivos 
del Uruguay? 

R. Los habitantes primitivos del Uruguay, han 
sido cinco agrupaciones de indijenas llamados 
Charrúas, Yaros, Chanaés, Bohanes y Chayos. 
P- ¿Que tierras habitaban los Charrúas? 
H. Los Charrúas ocupaban el triple litoral 
situado sobre el Océano, el Plata y el Uruguay, 
y se entendían unas 30 leguas hácia el Norte, 
paralelamente á la costa. 



P. ¿Que condiciones físicas tenian estos indí- 

R. Los charrúas eran altos y nerviosos, do 
color cobrizo, de ojos negros y brillantes, nariz 
pequeña, dientes blancos y fuertes, cabello espe- 
so y lustroso, y muy escasr s de cejas y barba. 

P. ¿Cuales eran sus condiciones morales? 

R. Eran de carácter orgul'oso y altanera, 
cuando les provocaban; pero sabian ser genero- 
sos con los vencidos y los débiles. 

P. ¿Que costumbres tenian? 

R, Sus costumbres eran salvajes. Los hombres 
andaban desnudos, á escepcion de ciertos dias 
muy frios en que se cubrían la caja del cuerpo 
con una camiseta de pieles; pero las mujeres 
vestían siempre un cobertor delgado que las cu- 
bría desde la cintura hasta lis rodillas. Vivían 
de la caza y de la pesca, y fabricaban una bebida, 
compuesta de miel de abeja y agua que llama- 
ban chicha. 

P. ¿Que.ídioii.a hablaban? 

R. Hablaban un idioma pobre y gutural, den 
vado del idioma guaraní. 

P. ¿Que armas usaban? 

R. Usaban chuzas de pedernal enastadas en 
cabos de madera, y flechas con dardos de peder- 
nal, ó con puntas de madera tostadas al fuego. 
También usaban bolas de piedra, sujetas á tiras 
de cuero, que como arma arrojadiza manejaban 
con mucha destreza así en la guerra como en la 
caza de avestruces, venados y otros anímales. 

P. ¿Cual era su organización social? 

R. Su organización social era completamente 
embrionaria. La nación se componía de un con- 



junto de familias, cada una de las cuales se 
mantenia por sí. En tiempos de guerra, elejian 
un gefe ó cacique que les mandase, y en tiempos 
de paz nadie estaba obligado á obedecer á otro. 
P. ¿Que relijion tenian? 
R. No se puede decir que tuvieran una reli- 
jion positiva determinada, pero es evidente que 
tenian ideas relijiosas, como lo demuestran algu- 
nos de sus procederes. Se casaban y vivian en 
familia. Enterraban á los muertos con sus armas 
esperando una resurrección futura, festejaban 
la nubilidad de las doncellas marcándolas en el 
rostro, y creian en la existencia de un espíritu 
bueno (Tupa), y de un génio del mal (Añan), 
P. ¿Que otras prácticas usaban? 
R. Tenian algunas otras prácticas buenas y 
malas. Entre las buenas puede contarse, el que 
nunca reñían entre ellos sinó á puñetazos, y 
cuando uno de los contendores se daba vuelta, 
quedaba la riña concluida y olvidados los agrá- 
vios. También debe contarse como laudable la 
práctica de que los huérfanos fueran recojidos y 
mantenidos por sus parientes, y de que los hijos 
varones guardasen un duelo rigoroso á la muer- 
te de sus padres. 

P. ¿1 cuales eran las prácticas que pueden 
llamarse malas? 

R. Pueden llamarre malas, todas aquellas 
practicas cuyo salvajismo nos repugna. En ese 
numero entran la costumbie de que las mujeres 
se mutilasen las manos en honor de cada muerto 
de la familia, así como la tolerancia de la poli- 
gamia, aun cuando siempre fueron opuestas á 
ella las mujeres. 



1 



— 9 — 

P. ¿Eran los charrúas antropófajíos? 

R. No señor, y lo prueba el hecho de haber 
devuelto sanos y salvos infinidad de prisioneros 
á los cristianos. 

P. ¿Que número de individuos tendría esta 
nación? 

R. £1 número de los charrúas era corto, pues 
en las mayores batallas que dieron á los espa- 
ñoles no presentaron arriba de 1000 hombres de 
pelea; y algunos viajeros que los han descrito en 
sus mejores tiempos, afirman no haber visto nun- 
ca mas de 2000 charrúas juntos. 

P. ¿Tuvieron los Charrúas algunos hombres 
espectables entre los suyos? 

R. Si señor, tuvieron tres, á saber: el cacique 
Zapican que derrotó al Adelantado Zárate, el 
joven Abayubá cuya muerte fué tan lamentada, 
y el cacique Cabari que hubo de hacer imposible 
la subsisténcia de la ciudad de Montevideo en los 
primeros tiempos de su fundación.'^ 

P. ¿Quienes eran los Yaros? 

R. Los Yaros eran una tribu situada al Este 
de los territorios ocupados por los Charrúas, en 
la costa oriental del rio Uruguay, entre los rios 
Negro y San Salvador. 

P. ¿Era muy numerosa esta tribu? 

K. No señor, pues apenas daba cien soldados 
en los tiempos de guerra. 

P. ¿Que diferéncia habia entre los Charrúas y 
los Yaros? 

R. Esceptuado el lengjuaje que era algo dife- 
rente, en las demás cosas eran los Yaros iguales 
á los Charrúas. 



— 10 — 



.P. ¿Quienes eran ios Chan¿iesí' 

R. Los Chandes eran una tribu que habitaba 
las islas del Vizcaíno en el rio Negro. 

P. ¿En que se diferenciaban los Chanáes de los 
demás indijenas? 

R. Se diferenciaba.! oii que tenian incliuaciu- 
nes pacificas, y muchas tendéncias á la sociabi- 
lidad, como lo demostraron sometiéndose prime- 
ro que ningunos á los españoles. También ha de 
notarse que eran los mas navegantes de todos, 
pues aunque los otros indijenas conocían los 
rudimentos de la navegación á causa de su pro- 
ximidad á los rios, los Chanáes se servían con-- 
tinuamente de canoas para andar sobre ellos. 
Por último, tenian un lenguaje propio que dife- 
ria del de los otros. 

P. ¿Eran muy numerosos los Chanáes? 

R. No señor, lo mismo que los Yaros no daban 
arriba de cien hombres de guerra. 

P. ¿Que otras tribus de indijenas había? 

R. Los Bohanes habitaban la orilla del rio 
Uruguay al Norte del rio Negro, y se dice que de 
su tribu salió el cacique Tabobá, célebre en los 
tiempos de la conquista. En cuanto álos Chayos, 
no se sabe donde habitaban, pues aparecen fun- 
didos entre los Charruás cuando empezó la con- 
quista. 

P. ¿Costó mucho la conquista de los indijenas 
del Uruguay? 

R. Si señor, pues á España sola, costó mas 
hombres, caudales y tiempo, que la conquista de 
Méjico y el Perú juntos. 

nacion?^^^^^^^ también contra alguna otra 



— 11 — 



R. Si señor, se op^sieroa á los progresos (Je 
Portugal en este hemisfério, impidiendo á los 
conquistadores portugueses adelantar mas acá 
del recinto de la Colonia del Sacramento. 

P. ¿Qué juicio definitivo puede formarse sobre 
los indíjenas uruguayos^ 

R. Teniendo en cuenta su salvajismo, y .com- 
parándoles con otros aborijenes americanos, se 
puede decir que los indíjenas uruguayos eran 
buenos, pues carecian de vicios vergonzosos, y 
no eran crueles por costumbre ó temperamento. 

III 

EL DL^bCLBRlMIENTO 

P. ¿Que es descubrimiento? 

R. Descubrimiento es una palabra convencio- 
nal, adoptada por los historiadores y los geógra- 
fos, para designar la época en que por primera 
vez ha sido visitado un país cualquiera, por los 
esploradores ó viajeros de otro país. 

P. ¿Quien descubrió el territorio de la actual 
República del Uruguay? 

R. Los españoles. 

P. ¿Cómo aconteció esto? 

R. En el año de 1512, reinando Don Fernando 
y, partió secretamente de España una espedi- 
cion al mando de Juan DiazdeSolis, piloto ma- 
yor del Rey, quien después de una navegación 
venturosa, arribó á las costas del actual Depar- 
tamento de Maldonado, y tomando posesión del 
territorio descubierto en presencia de una mul- 
titud de charrúas que le miraban asombrados, 



se hizo de nuevo á la mar para avisarle á su so- 
berano lo ocurrido. 

P. ¿Que sucedió después? 

R. El Rey, contento del buen éxito, mandó 
públicamente á Solis en 8 de octubre de 1515, 
con una espedicion mas considerable á que ocu- 
para estas tierras y asegurase para España el 
dominio esclusivo del Río de la Plata. 

P. ¿Y como rscibieron á Solis los indíjenas en 
esta segunda espedicion? 

R. Lo recibieron muy mal. Después de haber 
dejado atrás una isla á la cual llamó ilfaHín 
García en recuerdo de un despensero que se le 
murió alli, desembarcó el Piloto Mayor con 50 
marineros armados, 2 oficiales y 1 grumete en 
las costas del actual Departamento de la Coló- 
nia, donde una emboscada de charrúas le salió 
al encuentro, trabándose un combate muy récio 
en el cual murieron Solis, el factor Marquina, el 
contador Alarcon y muchos soldados, quedando 
herido y prisionero el grumete Francisco del 
Puerto, que mas tarde prestó grandes servicios 
á los españoles de las espediciones sucesivas. 

P. ¿Que impresión hizo en España la noticia de 
este desastre? 

R. Una impresión deplorable, porque los com- 
pañeros de Solis, y sobre todo Francisco Torres 
que tomó el mando de la espedicion á su regre- 
so, exajeraron los peligros, añadiendo que el 
cuerpo del Piloto Mayor lo hablan asado y co- 
mido los mdijenas uruguayos, de donde resultó 
á estos por mucho tiempo el dictado de antropó- 
fagos. ^ 



— 13 — 



P. ¿Hasta cuando no volvieron los españoles á 
ocuparse de este pais? 
R. Hasta once años después de la muerte de 

Solis. , ^ ^ 

P. Y entre tanto ¿sucedió algo notable? 

R. Si señor, sucedió que en Febrero de 1520 
habia arribado al Rio de la Plata con una flota 
española Fernando de Magallanes, enviado á 
descubrir el Estrecho que lleva su nombre, y al 
pasar frente á las costas de la actual capital del 
Uruguay, el vijia de uno de sus barcos gritó 
Monte-vide-eu (he visto un monte ó un cerro), 
de donde proviene el nombre de la ciudad. 

P. ¿Que influéncia tuvo este hecho en el áni- 
mo del gobierno español? 

R. Se crée que los informes de los compañeros 
de Magallanes, sobre la situación de este pais y 
lo que intentaban sobre él los portugueses, ace- 
leraron el envió de una nueva espedicion que 
mandó el emperador Don Cárlos V. 

P. ¿Que espedicion fué esta? 

R. Esta fué la tercera espedicion que vino á 
descubrir nuestro país y las tierras adyacentes, 
bajo las órdenes de Diego Garcia, piloto portu- 
gués al servicio de España, quien salió de la Co- 
ruña en Enero de 1526 con 4 barcos y un ber- 
gantín en piezas, para utilizarlo cuando- lo 
reputase conveniente. 

P. ¿Cumplió Garcia su comisión? 

H. No señor, porque habiéndose entretenido 
en asuntos comerciales en Santa Catalina del 
Brasil, le tomó la delantera Sebasüan Gabotto, 
que iba de viaje para las islas Molucaspor cuen- 
ta de España; el cual seducido por los informes 



— 14 



de Francisco del Puerto y otros españoles que 
vagaban por las costas brasileras, cambió de 
rumbo, dando fondo el 6 de abril de 1527 en la 
isla de Snn Gabriel, frente á la actual ciudad de 
la Colonia. 

P. ¿Que hizo Gabotto allí? 

R. Estuvo un mes fondeado mientras su gente 
descansaba en tierra, hasta que al cabo de ese 
tiempo, se decidió á partir aguas arriba con los 
buques menores de la escuadra, dejando en San 
Gabriel una guarnición, y dos buques mayores 
al mando de su teniente Antonio de Grageda. 

P. ¿Que le sucedió á Gabotto en su viaje aguas 
arriba? 

R. Descubrió el rio San Salvador en el actual 
Departamento de Soriano, fundando en sus ori- 
llas el fuerte de San Salvador -primox monumen- 
to de la conquista española en el Platn. 

P. ¿Que otra cosa hizo? 

R. Dividió su espedición en dos trozos; reser- 
vándose para si el reconocimiento del rio Para- 
ná, y enviando á reconocer el rio C/rw^wai/ al 
capitán Juan Alvarez Ramón con dos bateles y 
una carabela rasa. 

P. ¿Hizo el capitán Ramón lo que le habia 
sido mandado? 

R. No señor. El capitán Ramón naufragó en 
el cammo por causa de una tormenta, teniendo 
que abandonar la carabela seguido de un grupo 
de soldados. Una vez en tierra, le atacaron los 
indios Yaros, matándole á él y muchos de sus 
companeros; sin que pudieran ó quisieran ausi- 
Jiarle los españoles de los otros dos buques que 
le seguían. ^ ^ 



— 15 — 

P. Entre tanto ¿que era de Diego García? 

R. Diego Garda llegó á San Gabriel, á poco 
tiempo de estar alli Antonio de Grngeda, y des- 
pués de mucho hablar y alegar derechos se 
sometió á Gabotto; pero sus soldados, enipeza- 
ron á hostilizar á los charrúas, exasperándoles. 

P. ¿Que hicieron entonces los charrúas? 

R. Se juntaron en número bastante, y apare- 
cieron sobre el fuerte de San Salvador, lo asal- 
taron y redujeron á cenizas, matando casi toda 
su guarnición, y obligando á los que salvaron á 
ganar las naves de Antonio de Grageda. 

P. ¿Como reputó Gabotto este desastre? 

R Gabotto que volvia de una larga y ventu- 
rosa espedicion al Paraná, creyó que estaba 
perdido si permanecia por mas tiempo en estas 
tierras, y desentendiéndose de todo, después de 
dejar guarnecido un fuerte que habia levantado 
en las costas de la actual República Argentina, 
dióla vela para España en los primeros dias del 
año 1530. 

P ¿Que medidas tomó la corte de España 
entonces? 

R. La corte de España, mandó una nueva es- 
pedicion á cargo de D. Pedro de Mendoza, en 14 
buques tripulados por 2600 hombres, entre los 
cuales venian 32 mayorazgos, algunos comenda- 
dores de San Juan y de Santiago, un hermano de 
leche del emperador Cárlos V y un hermano de 
Santa ^Teresa de Jesús; cuya espedicion fondeó 
en 1535 frente á la costa que hoy ocupa la ciudad 
de Buenos Aires. 

P • ¿Que resultado tuvo esa espedicion? 

R. Fué completamente batida por los indijenas 



argentinos, ayudados do los indíjena^ ui u^^na^u 
y üblif^ado D. IVdro do Mendoza á reembarcar- 
se para Kspaíia «los años después, dejando en su 
puesto ;i Juan d(» A volns con .W> bíunbro^:; fio - 
provistos de t0(]( 

P. ¿Quedó el Urn<7uay tranquilo despuo^ de 
estos sucesos? 

H. Si señor, durante 17 años los españoles 
nada emprendieron aquí; hasta que en 1552 Do- 
mingo Martinez de Irala, comisionó desde el Pa- 
raguay al capitán Juan Romero para que con 2 
bergantines y 120 soldados penetras» uas 
arriba de San Oabriel y fundára la ciudad do San 
Juan. 

P. ¿Y que fué de esa ciudad? 

R. Los charrúas dejaron que so fundara, pero 
á los dos meses do establecida, la cercaron y 
estrecharon del tal modo, que Irala tuvo que 
mandar á Alonso Kiquelmo para sacar del terri- 
rio uruguayo á los aflijidos pobladores do San 
Juan, quienes abniidonaron parn sion^pre la 
citada poMnciofi. 

IV 

I A CONQUISTA 

P. ¿Que so entiendo por conquista de un p/ 
U. Conquista es la ocupación irrevocable que 
una nación ostrangera hace del territorio de 
otra, sometiendo el país y sus habitani 
bierno y I.ms leyes que estime por coavcmuni* 
darlí's. 



— 17 — 

P. ¿Quienes conquist¿iron <'l torrilürio uru- 
guayo? 

J{. Los ospauolos, Jos jesuítas y los poriu- 
guoscs. 

t\ ¿Cuino pi üüciliciuii los esj),'uiül()sí' 
U. Los españoles empezaron su con(|uisla i)or 
medio de las armas, enviando al Adelantado Juan 
Ortiz de Zárato con una ilota de 6 buques .000 
hombres y 21 reli^j^iosos misioneros, cuya cspc- 
dicion arribó á la isla d.^ Sin (;nl)i'iol á mediados 
de Noviembre de 1573. 

P. ¿Que hizo 7,ñvr\io \uo(ro de nrrihar :\ S. Oa- 
bricl? 

R. Desembarcó su frente en la tierra íirmo 
donde hoy se alza la ciudad de la Colonia, y ochó 
los cimientos de una población, sin ser molestado 
por los charrúas que Je recibieron amigabh 
mente. 

P. ¿Cuanto tiempo duró la cordialidad entre 
españoles ó indíjenas? 

U. Muy poco tiempo, pues con motivo de ha- 
berse desertado un marinero español llevándose 
una canoa y ganando entre los charrúas, Zárate 
mandó que en represalia aprehendiesen ni pri- 
mer indijena que se encontrase, y los españoles 
tomaron preso á Abayubil, joven estimadísimo 
do los indios y sobrino de Zapican, el mas viejo 
y respetado de sus caciques. 

1*. ¿Que resultados produjo esto? 

H. Resultó que Zapican pudo conseguir la 
libertad de su sobrino, dovolriendo el desertor y 
la canoa, con mas una cantidad considerable de 
viveros que donó A Jos espedicionarios. Pero los 
charrúas euíurecidos por haber tenido que violar 



— 18 — 



la hospitalidad en la persona del desertor espa- 
ñol, y por haber sido afrentados con la prisión 
injusta de Abayubá, declararon la guerra á 
Zárate. 

P. ¿Y como empezaron las hostilidades? 

R. A poco de haberse decidido los charrúas, 
Zapican se presentó de sorpresa ante los españo- 
les, y les dió una batalla en que éstos perdieron 
100 soldados y varios oficiales, apesar de la 
superioridad de sus armas. En esa batalla se dis- 
tinguió el hidalgo español Domingo Lares, cuyo 
heroísmo le valió ser llevado por los charrúas 
en triunfo y curado por ellos de sus heridas. 

P. ¿Que influencia ejerció este desastre en el 
ánimo de los conquistadores? 

H. Una influencia muy desmoralizadora. Los 
españoles se replegaron á San Gabriel, abando- 
nando la población que construian en tierra fir- 
me, y hasta se les desertó para el campo charrúa 
un sujeto de consideración llamado Alonso de 
Ontiveros. 

P. ¿Quien salvó á Zárate de su completa ruina? 

R. Dos hombres esforzados que vinieron ca- 
sualmente en su socorro, llamado el uno KuiDiaz 
Melgarejo, y el otro Juan de Garay. 

P. ¿Como sucedió esto? 

H. Sucedió que arribando Melgarejo con un 
grupo de soldados á San Vicente del Brasil, don- 
de le habia llevado su carácter aventurero, supo 
la partida de Zárate para el Uruguay, y puso por 
obra seguir sus huellas, llegando á San Gabriel 
cuando Zárate acababa de ser derrotado. Enton- 
ces le aconsejó que se trasladára á Martin Gar- 
cía, y él fué en busca de Juan de Garay que 



— 19 — 



estaba poblando la ciudad de Santa Fé, y que 
sinembargo ya habia salido á socorrer al Ade- 
lantado. 

P. ¿Y que consiguió Garay? 

R. Garay, sin poder juntarse con Melgarejo 
por causa de varias tormentas que les acometie- 
ron á las naves de uno y otro, prosiguió su viage, 
tomando tierra en las orillas dei rio San Salva- 
dor, con 30 arcabuceros y 12 soldados de caba- 
llería. Allí le atacó Zapican á la mañana siguien- 
te con 1000 indijenas, pero el gefe español lo 
derrotó completamente, gracias á su caballería, 
dejando tendidos en el campo á Zapican, Abayu- 
bá, Tabobá y los principales caciques. 

P. ¿Que hicieron los españoles después de la 
batalla de San Salvador? 

R. Fundaron el pueblo de ese nombre, que 
subsistió hasía el año de 1576, fecha en que lo 
abandonaron por serles imposible sostenerse á 
causa de las hostilidades de los indijenas, y ape- 
sar de los socorros que les envió Zárate desde la 
Asunción del Paraguay donde fuéá morir. 

P. Despoblado San Salvador ¿quedó en paz el 

Uruguay? 

R, Durante veinticuatro años, nada intenta- 
ron sobre él los españoles, hasta que en el año 
1603 entró á estas tierras Hernando Arias de 
Saavedra, que venia .'e la Asunción del Para- 
guay con 500 hombres de armas. Al pisar los 
límites de los charrúas, le salieron estos al 
encuentro, batiéndole completamente, á punto 
que dejó todos sus soldados tendidos en el cam- 
po, y únicamente pudo escapar él, merced á la 
lijereza de su caballo. 



— 20 — 



P. ¿Abandonaron entonces los españoles esta 

conquista? . . . 

R. Si señor, por mucho tiempo no quisieron 
ni ¿ir hablar de ella, hasta que en 1624 los in- 
dios chanáes se ofrecieron voluntariamente á 
someterse á España, y bajo la conducta de va- 
rios misioneros, salieron de las islas del Fz^caí- 
910 y fundaron el pueblo de Santo Domingo de 
Soriano, á la misma altura mas ó menos de don- 
de hoy se halla. 

P. ¿Que elemento de riqueza nacional empezó 
á desarrollarse en estos tiempos? 

R. La ganadería, cuyas primeras parejas pro- 
vinieron del alzamiento de algunos trozos de ani- 
males vacunos y caballares, que se dispersaron 
desde el Perú y* el territorio argentino, refujián- 
dose en nuestro país. Viendo los vecinos de Bue- 
nos Aires, la ventaja que el procreo de esos 
animales podia reportarles, introdujeron en el 
Uruguay, desde 1554 á 1580 nuevas parejas de 
ganado traido de España y Charcas, con lo cual 
se reprodujeron mucho las especies. 

P. ¿Sujetaron los españoles á algunas restric- 
ciones el comercio del ganado? 

R. Si señor, las personas que querían salar 
carne y cueros y batir grasa, sacaban permiso 
del Cabildo de Buenos Aires, determinando la 
cantidad de animales que se proponían faenar y 
ofreciendo la tercera parte de su producto ai 
fisco. De los nombres de estos industriales, toma- 
ron el suyo ciertas localidades donde hacían la 
faena, y asi se dice todavía el arroyo de Pando, 
el de Maldonado grande, los cerros de Navarro, 
los de Don Carlos Narvaez, nombres todos de 



— Si- 



los dueños de las faenas, asi como el arroyo Cha- 
falote, apodo de una de los dragones españoles 
que vijilaban aquellas alturas. 

P. Con todas estas cosas ¿qué cambio se opero 
en la política de los españoles? 

R. Cansados los españoles de tantas guerras 
infructuosas, y queriendo utilizar los territorios 
feraces del país, adoptaron un plan de conquis- 
ta pacifica, llamando en su socorro á los Padres 
de la Compañia de Jesús. 

P. ¿Donde se situaron los Jesuítas? 

R. Se situaron sobre la margen izquierda del 
rio Uruguay, en un territorio de 40 leguas de 
anchura por 100 de longitud, donde convirtieron 
multitud de indijenas fundando con ellos los 
pueblos de S. Francisco de Borja, S. Nicolás, S. 
Luis Gonzaga, S. Miguel, S. Lorenzo, S. Juan 
Bautista y Santo Angel, llamados vulgarmente 
los Siete pueblos de Misiones, 

P. ¿Como se gobernaban estos pueblos? 

R. Se gobernaban bajóla forma de una demo- 
crácia laboriosa y pacifica. Tenían autoridades 
civiles elejidas por ellos mismos, y los jesuitas 
no se reservaban para si otro priviléjio que el 
mantenimiento de la fé y la conservación de las 
buenas costumbres. 

P. ¿Que resultado industrial, daba aquella or- 
ganización? 

R. El mas lisongero que podia esperarse, pues 
cualquiera de los pueblos citados, teniendo 300 
indijenas de trabajo y el correspondiente nú- 
mero de muchachos de uno y otro sexo, cose- 
chaba en los años buenos 800 arrobas de algodón, 
800 arrobas de yerba-mate, 100 fanegas de trigo. 



99 



200 fanegas de todas las demás especies de 
granos incluso el maiz, 50 arrobas de tabaco, 50 
arrobas de miel y 15,000 varas de lienzo; lo que 
era un prodíjio para hombres que antes habiaa 
vivido de la caza y de la pesca, sin saber nada 
de agricultura ó tejidos. 

P. ¿Cuales fueron los resultados políticos que 
dieron las Misiones? 

K. Desde luego, fijaron á la tierra y civiliza- 
ron para el cristianismo trasformándolos en 
subditos españoles, á millares de indíjenas que 
antes habian sido enemigos formidables de los 
conquistadores. Y en seguida, anonadaron las 
temibles huestes de los mamelucos de San Pa- 
blo, cuya tendencia era apoderarse de los te- 
rritorios ubicados en toda laestension de los 
rios Uruguay y Paraná para establecer en ellos 
la dominación portuguesa. 

P. ¿Dieron las Misiones algunos resultados 
científicos? 

R. Si señor. Para lafilolojía, conquisiaron los 
misioneros jesuítas el conocimiento de las len- 
guas bárbaras de los indíjenas, investigado sus 
secretos y sometiendo su aprendizaje á reglas 
gramaticales. Para la geografía, la astronomía 
y la agricultura, conquistaron datos nuevos y 
provechosos, vulgurizándolo todo por medio de 
la imprenta, que también introdujeron en las 
Misio7ies. 

P. ¿Que hicieron los portugueses para contra- 
riar aquellos progresos? 

R. Duplicar sus ataques, echando sobre las 
Misiones una parle de sus elementos de acción, 
y viniendo con los restantes á ocupar los puntos 



— 23 — 

más avanzados en la embocadura del Rio de la 
Plata. 

P. ¿Cuando empezaron á prácticar esta doble 
operación invasora? 

R. En el año de 1680, apareció frente á San 
Gabriel, una espedición de 800 soldados de de- 
sembarcó y varias familias de colonos, al mando 
del gobernador de Rio Janeiro Don Manuel Lobo 
quien desembarcó el l.^de Enero de ese ano 
echando los cimientos de la ciudad de la Colonia, 
y ocupando militarmente las islas de San Gabriel 
y Martin Garcia. 

P. ¿Soportaron sin protestas los españoles esta 
agresión á sus derechos? 

R. No señor. El Maestro de Campo D. Antonio 
de Vera Mujica con 260 soldados españoles y 
3000 indios de las reducciones del Uruguay y 
del Paraná, asaltó la Colonia en 7 de Agosto de 
1680 tomando prisionero al gobernador Lobo y 
toda la guarnición. 

P. ¿Que hizo entónces la corte de Madrid? 

R. Cediendo á las amenazas del Rey de Por- 
tugal, la corte de Madrid mandójque se devolvie- 
ra álos Portugueses la ciudad conquistada, des- 
de la cual empezaron éstos á arruinar el comer- 
ciodel Rio de la Plata con un contrabando activo. 

P. Tomó algunas medidas el Gobierno Espa- 
ñol para subsanar este mal? 

R. Si señor; el Gobierno español, creyendo 
que las desventajas de sus subditos de aquí, con- 
sistiaen la falta de brazos para cultivar la agri- 
cultura y faenar los ganados, autorizó por Real 
Cédula de 12 de Diciembre de 1701 el tráfico de 



94 



esclavos negros en estas regiones, y su introduc- 
ción consiguiente al país. 

P. ¿Como contestaron los portugueses á esa 
medida? 

R. Entrando en negociaciones con los indios 
yaros, bohanes y charrúas para hacer la guerra 
en el Uruguay y arrebatarnos el comercio de 
carnes saladas y cueros. Los españoles se vieron 
en grandes apuros con tal motivo, hasta que en 
1702 el Maestre de Campo D. Alejandro de Agui- 
rre con un ejército de 2000 indios, dió á los su- 
blevados una batalla en el Yi que duró cinco 
dias y en la cual les esterminó. 

P Después de esto quedaron tranquilos los 
habitantes del país ? 

R. No señor; la guerra seguía por medio del 
contrabando que los portugueses activaban des- 
de la Colonia, hasta que el gobierno español de- 
terminó atacarles allí. 

P. ¿Cuando aconteció ese ataque? 

R. En 1704, después de veintiún años de estar 
los portugueses ocupando la plaza, el goberna- 
dor español de Buenos Aires don Alonso de Val- 
dez Inclan secundado por el sargento mayor don 
Baltasar García Ros, con 2000 españoles, 4000 
indios de las misiones uruguayas y argentinas y 
una flotilla naval, atacaron la ciudad de la Co- 
lonia, pasando algunos meses frente á sus mu- 
ros. Pero entrado el año de 1705, y habiendo 
librado vanos combates, el gobernador Veiga 
tabral que ocupaba la plaz?i por los portugueses 
nuyo con toda la guarnición en una escuadra 
que vino en su socorro. 

P. ¿Que hacían entre tanto los charrúas? 



— 25 — 



R. Los charrúas se alzaban de nuevo en 1707 
nombrando por su general en gefe al cacique 
Cabari y después de atacar con éxito los pueblos 
de Yapeyú y la Cruz, se derramaron sobre las 
costas del Paraná, pasando á cuchillo cuantas 
partidas españolas les vinieron á la mano. 

P. ¿Como vengaron los -españoles esta agre- 
ción? 

R. Haciéndo salir contra los charrúas 200 
soldados guaraníes bien armados, bajo el mando 
de oficiales españoles, y sorprendiendo á Cabarí 
que estaba con un pequeño grupo albergado en 
un i.onte del Paraná, le tomaron prisionero. 

P. ¿ Y que sucedió entre tanto á los portugue- 
ses? 

R. Los portugueses, conseguían realizar sus 
planes de conquista, sin exponerse á peligro nin- 
guno; asi es que por influencia de la corte de 
Inglaterra, obtuvieron la devolución de la Coló- 
Dia que entraron á poseer de nuevo en 11 de 
Noviembre de 1716- 

P. ¿Hubo algún suceso notable después de 
esto? 

R. Si señor. El corsario francés Estaban Mo- 
reau con una flotilla naval, apareció en la ense- 
nada de Maldonado hacia el año 1720, y desem- 
barcando un grupo de gentes y 4 piezas de arti- 
llería, se atrincheró allí, dando comienzo al acó* 
pió de cueros. Puesto en campaña contra él D. 
Martin José de Echaurri, capitán español, le 
sorprendió y obligó á reembai carse, con pérdida 
de su artillería y todo el coreambre que había 
juntado. 

P. ¿Que hizo después el corsario Moreau ? 



V 



R Volvió aparecer á los pocos meses en Cas- 
tillos con una espedición mayor, desembarcan- 
do 100 soldados, y atrincherándose en aire de 
formar un establecimiento permanente. El capi- 
tán D. Antonio Pando y Patino' con un centenar 
de soldados españoles é indios chanáes, cayó de 
sorpresa sobre los francéses, matándoles varios 
soldados y entre ellos á Moreau y su segundo, y 
tomando prisioneros á todos los demás. 

P. ¿Descansaban por este tiempo los portu- 
gueses en sus manejos políticos? 

R. No señor. Cada vez más empeñados en con- 
quistarse el Uruguay, buscaban por todos los 
medios la realización de esa empresa. Asi fué 
que en Diciembre de 1723, arribó á la costa 
donde hoy se asienta la ciudad de Montevideo, 
una espedición al mando del Maestro de Campo 
D. Manuel de Freytas Fonseca, compuesta de 
300 soldados, 1 navio de 50 cañones y 3 barcos 
de menor porte. Desembarcaron los portugueses 
su gente y la atrincheraron en un reducto im- 
provisado, comunicando el caso á su paisano el 
gobernador de la Colonia, quien les socorrió coa 
tropas, víveres y caballos. 

P. ¿ Y que hicieron los españoles ante de esta 
nueva agresión? 

R. El general D. Bruno Mauricio de Zabala 
que mandaba en Buenos Aires, aprestó en 34 
aias un ejército y una escuadra y vino á desalo- 
jar á los portugueses, que abandonaron el campo 
en cuanto le sintieron. Apesar de ello, el general 
español desembarcó en Montevideo, y empezó á 
echar los cimientos de la ciudad, bajo un plan tra- 
zado por el mgeniero D. Domingo Petrarca. 



— 27 — 



p. ¿Cuanto tiempo tardó en fundarse la ciu- 
dad de Montevideo? , r. ^ V 

R Desde 1724 que ocupo Zavala su puerto 
hasta el 1.** de Enero de 1730 en que fué oficial- 
mente declarada la fundación de la ciudad, pa- 
saron casi seis años mientras llegaban do Bue- 
nos Aires y Canarias las primeras familias po- 
bladoras, y se concluía el recinto fortificado que 
había de defender la nueva población. 

P. ¿Qué ventajas gozaron en sus primeros 
tiempos los ha' itantes de Montevideo? 

R. Ninguna ventaja, pues si bien se concedió 
á ellos y sus descendientes títulos de nobleza, 
sufrieron las mas' grandes privaciones á causa 
de la escasez de recursos. Además de esto, una 
sublevación do los charrúas acontecida en 1730, 
les mató mas de 100 hombres de su población 
viril, y á no haber intervenido el P. Heran, mi- 
sionero jesuíta, para apaciguar los indios, con- 
cluyen ellos con la nueva población. 

P. ¿Qué cesgo tomaba en médio de estos suce- 
sos la política portuguesa? 

R. Constantes en sus ambiciones, los portu- 
gueses invadieron en 1733 los territorios deno- 
nominados de Rio Grande, y ayudados por sus 
paisanos de la Colonia, empezaron á poblarlos y 
apropiárselos. 

P. ¿Que hicieron los españoles para vengar un 
agrávio tan injustificable? 

R. El gobernador español Salcedo, protesto 
por escrito de estos atentados, pero no le hicie- 
ron caso, hasta que en 1735 con un ejército de 
5000 hombres, sacado en su mayor parte de las 
Misiones jesuíticas y una flota naval, puso siUo 



á la Colonia, pasándose ua año delante ella é 
inutilizando sus elementos de acción miéntras 
los portugueses concluían la conquista de Rio 
Grande. 

P. ¿Cual fué finalmente, el acto que vino á dar 
nérvio al Uruguay para defenderse de tantos 
eneraijíos y calamidades? 

R. El nombramiento de un gobernador pro- 
pietario, que debia tener su asiento en Montevi- 
deo, y defender desde ahí el país. 

P. ¿Cuando se dictó esta disposición? 

R. La Corte de Madrid, creó el puesto de go- 
bernador de Montevideo en 22 de Diciembre 
de 1749. 

V 

ESTABLECIMIENTO DEL GOBiEUiNü Kh^oULAR 

P. ¿Que se entiende por gobierno regular de 
un pais? 

R. Gobierno regular es aquel cuyos miembros 
obedecen á leyes que han sido dictadas para 
garantir el mayor bienestar de los gobernados. 

P. ¿Cuales son las ventajas del gobierno re- 
gular? 

R. Las ventajas del gobierno regular son sus- 
tituir el capricho de los hombres por la autori- 
dad impersonal de la ley, marcando anticipada- 
mente sus íbligaciones tanto á los que mandan 
como á los que obedecen. 

P. ¿Cuando se establebió el gobierno regular 
en el Uruguay? 
R. Hasta el año 1751 en que el pais tuvo go- 



— 29 — 



bernador própio, no puede considerarse estable- 
cido regularmente su gobierno; pues si bien 
habia corporaciones municipales que tutelaban 
los intereses de cada localidad, faltaba un gefe 
superior que representase la autoridad ejecu- 
tiva. 

P. ¿Como se llamaban las corporaciones mu- 
nicipales? 

R. Se llamaban cabildos, y cada pueblo tenia 
uno desde el momento de fundarse. 

P. ¿Como se constituian los cabildos y cuales 
eran sus facultades? 

R Los cabildos se constituian en forma elec- 
tiva, y sus facultades eran administrar justicia 
en las ciudades y los campos, aprestar la mili- 
cia del país en casos de guerra, y fijar el maxi- 
mun al precio de venta de los artículos de prime- 
ra necesidad. 

P. ¿Quien nombraba los gobernadores y que 
clase de facultades tenian? 

R. Los gobernadores los nombraba el Rey 
directamente, prescribiéndoles que en los casos 
graves se sujetasen á la superintendencia del 
yirey de Buenos Aires, pero dejándole bastante 
independencia en los casos comunes. Eran gefes 
de la fuerza públ'ca, protectores obligados de 
los indijenas y tenian la representación esterior 
del país á nombre del Soberano. 

P. ¿De donde se derivaban todas estas farul- 
tades de los cabildos y los gobernadores? 

Se derivaban do las Leyes de Indias 
que eran una lejislación especial dictada por 
los reyes de España para américa, y de las Bea^ 
les Cédulas que el monarca otorgaba á cada go* 



— 30 — 



bernador al nombrarlo. Unos y otros instrumen- 
tos legales, eran lo que constituía el derecho 
público uruguayo en tiempo de la dominación 
española. 

P. ¿Quien fué el primer gobernador de Monte- 
video. ? 

R. El coronel Don José Joaquín de Viana, 
que tomó posesión del mando en Marzo de 1751, 
gobernando trece años. 

P. ¿Aconteció algo notable durante ese perió* 
do? 

R. Si señor, pues se produjo un echo que por 
si solo puso en peligro laexisténcia del Uruguay 
y todavía produce sus efectos en la marcha po- 
lítica de la Nación. 

P. ¿Que hecho fué ese? 

R. El ajuste del tratado de Madrid que firma- 
ron en 13 de Enero de 1750 las cortes de España 
y Portugal, cediendo los españoles á los portu- 
gueses nuestros Siete pueblos de Misiones á cám- 
bio de la Colonia que los mismos portugueses 
nos hablan usurpado y retenían. 

P. ¿Cuando empezó á cumplirse el tratado de 
Madrid? 

R. En 1752, los comisarios portugueses y es- 
pañoles comenzaron á delinear la nueva fronte- 
ra del Este que debía dividirnos del Brasil, pe- 
ro hicieron alto á causa de la hostilidad de los 
indijenas. 

P. ¿De ahí en adelante que hicieron los es- 
pañoles? 

K. En 1754, el gobernador de Buenos Aires D. 
José de Andonaeguí de acuerdo con el goberna- 
dor portugués Gomes Freiré de Andrade, empre- 



— 31 — 



dieron la guerra contra los indios Misioneros 
que resistían entregarse á Portugal, y llevándo- 
lo iodo á sangre y fuego, con el concurso de Via- 
na que t^«mbien tomó parte en la guerra, los 
sometieroa y desalabaron promediándo el año 
1756. 

P. ¿Consiguió e^te tratado poner en paz á los 
portugueses con los españoles? 

R. No señor: ni los portugueses devolvieron 
la Colonia y los territorios de Santa Teresa, San 
Miguel, y Rio Grande, ni ocuparori las Misiones 
por el momento; así es que España tuvo al fia 
que emprender la guerra contra ellos, mandan- 
do á D. Pedro de Cevallos que repusiera las co- 
sas á su antiguo estado, lo que realizó éste en 
1762 y 1763, arrebatando á los portugueses la 
Colonia, Santa Teresa, San Miguel y Rio Gran - 
de, y batiendo una escuadra anglo-portuguesa 
de 11 naves, cuyo almirante Macnamara encon- 
tró la muerte en nuestras aguas. 

P. ¿Que poblaciones se fundaron en el Uru- 
guay durante el gobierno de Viana? 

R. Viana por si mismo fundó con 400 soldados 
la ciudad del Salto en 1756, y la ciudad de Mal- 
donado en 1757 con 104 indijenas de las Misio- 
nes jesuíticas. Y Cevallos fundó en 1762 la villa 
de San Carlos, con las familias portuguesas que 
encontró distribuidas en las tierras que acababa 
de reconquistar. 

P. ¿Quien fué el segundo gobernador de Mon- 
tevideo? 

R. El coronel D. Agustín de la Rosa; que tomó 
posesión del mando en Abril de 1764, y gobernó 
casi siete años. 



— 32 — 



P. ¿Que hechos notables se realizaron bajo 
su gobierno? 

R. Los portugueses, á quienes por un tratado 
de paz se les habla devuelto otra vez la Colonia, 
avanzaron en 1766 sobre la Sierra de los Tapes 
y asaltaron á Rio Grande, usurpándonos aque- 
llos territorios. 

P. ¿Que otro hecho notable se realizó? 
R. En Julio de 1767 fueron expulsados del 
país por órden del rey de España, los Padres de 
la Compañía de Jesús, confiscándoles sus bienes, 
y ocupando sus temporalidades los empleados 
de la Corona. 

P. ¿Que razón hubo para proceder asi contra 
los Jesuitas. 

R. Ninguna razón de importancia se ha dado 
hasta ahora que esplique satisfactoriamente esa 
conducta del gobierno español; y solo puede 
atribuirse á una gran maldad la persecución he- 
cha á la Compañía. 

P. ¿Como intentó el gobierno español atenuar 
la espulsion de los Jesuitas? 

R. Concediendo á los Caciques indijenas titu- 
los de nobleza que no les servían para nada. 

P. ¿Reportó el Uruguay alguna ventaja con la 
espulsion de los Jesuitas? 

R. No señor, pues en cuanto á los bienes que 
tenia la Compañía aquí, todos pasaron á manos 
de particulares que se quedaron con ellos á vil 
précio. Y en cuanto á los Siete 'pueblos de Misio- 
nes, fueron anarquizados y espoliados por los 
gobernadoras militares, cuy» ineptitud facilitó 
su conquista por los portugueses. 

P. ¿Como concluyó La Rosa su gobierno? 



R. Del. modo lüa^ üiícuo. Se entregó á la codi- 
cia, acumulando riquezas usurpadas; y después 
de haber intentado cohechar inútilmente por 
módio de la fuerza los votos de los electores de 
Montevideo para nombrar un cabildo á su gusto, 
se hizo tan odioso, que el gobernador de Buenos 
Aires tuvo que suspenderle, mnndándole llamar 
á su lado en 1771. 

P. ¿Quien fué el tercer gobernador de Monte- 
video ? 

R. Don Josá Joaquín de Viana, ya ascendido á 
Mariscal de Campo, que reemplazó interinamente 
á La Rosa, gobernando hasta Febrero de 1773. 

P. ¿Que sucesos notables se produjeron bajo 
este gobierno ? 

R. Dos, á saber: la creación de jueces comi- 
sionados en campaña, que fueron ios precurso- 
res de los actuales comisarios de policía; y' la 
fundación de la ciudad de Paysandú, á la cual 
dio comienzo en 1772 el correjidor D. Gregorio 
Soto, con 12 familias de indios Misioneros, acom- 
pañadas del Padre Sandú doctrinero de ellas. 

P. ¿Quien fué el cuarfo gobernador de Monte- 
video? 

R. El teniente coronel de ingenieros D. Joa- 
quín del Pino, que se hizj cargo del mando en 
10 de Febrero de 1773 y gobernó diez^ y siete 
años. 

P. ¿Cuales fueron los principales sucesos 
acontecidos bajo este gobierna en 1774? 

R. Uno de ellos fué que D. Juan José Vertiz 
gobernador de Buenos Aires, entrase al Uruguay 
con 1400 hombres, y arrojase á los portugueses 
hasta el Yacuy, quitándoles todas las tierras de 



— 34 — 

que se habían apoderado en esa dirección. Y 
otro de los sucesos importantes fué que la Corte 
espidió una Real Cédula concediendo á estos 
pueblos la libertad de comércio con el Perú, 
Méjico, Nueva Granada y Guatemala. 

P. ¿Que nuevas tentativas hicieron los portu- 
gueses sobre el Uruguay? 

R. En el año 1775, una escuadra portuguesa 
de 14 buques, intentó forzar la barra de Rio 
Grande y apoderarse de la villa de San Pedro, 
pero fué rechazada. Al año siguiente (l.o de 
Abril de 1776) volvieron de nuevo los portugue- 
ses ayudados de una escuadrilla de botes y jan- 
gadas, desembarcaron 2000 hombres frente á las 
baterías españolas, y se apoderaron de ellas y 
de S. Pedro obligando á los nuestros á retirarse 
completamente batidos. 

P. ¿Como vengó la corte de Madrid estos atro- 
pellos? 

R. Enviando con el titulo de virey de las pro- 
vincias del Rio de la Plata al General D. Pedro 
de Cevallos seguido de 9000 moldados veteranos, 
en una escuadra de 20 buques de guerra y 96 
barcos mercantes. Cevallos se apoderó de Santa 
Catalina del Brasil er 25 de Febrero de 1777; el 
3 de Junio ocupó y destruyó la Colonia del 
Sacramento dispersando sus habitant<is á Rio 
Janeiro y Buenos Aires, y en 10 de Agosto se 
hallaba en Maldonado para emprender una cam- 
paña por tierra contra los portugueses, cuando 
recibió de la Corte, junto con su promoción á 
capitán general de los ejércitos españoles, la 
órden de cesar las hostilidades. 

P. ¿Porque causas cesaban las hostilidades? 



— 35 



R. Porque las cortes de Madrid y Lisboa 
acababan de ajustar el tratado de San Ildefonso, 
quedando los portugueses dueños del Rio Gran- 
de, y estableciendo entre nuestras front(Tas y 
las de ellos en el Brasil, una valla que titularon 
eampos neutrales, con lo cual nos impedían for- 
tificarnos allí. 

P. ¿Que medidas económicas tomó el gobier- 
no español al año siguiente? 

R. Espidió en 12 de Octubre de 1778 una Real 
Cédula ampliando la libertad de comerciar, lo 
que hizo que se crearan las aduanas de Monte- 
video y Buenos Aires. 

P. ¿ Resultó de esto algún provecho para el 
Uruguay? 

R. Si señor: las rentas del país y su riqueza 
propia aumentaron bastante; la ciudad de Mon- 
tevideo desmontó sus subúrbios y completó sus 
fortificaciones, y hasta la caridad cristiana tuvo 
un representante ilustre por estos tiempos en la 
persona de D. Francisco Antonio Maciel llamado 
el Padre de los Pobres, quien fundó en Monte- 
video varias cofradías para el socorro de náu- 
fragos y desvalidos, acometiendo mas tarde la 
fundación del Hospital de Caridad. 

P. ¿Como se conducía entre tanto el goberna- 
dor del Pino ? 

R; Muy despóticamente. En Febrero de 1782, 
paso á los alcaldes de 1.° y 2.° voto de Montevi- 
deo, p. Juan Antonio de Haedo y D. Domingo 
¿Jauzá, un oficio ordenándoles que les diesen 
conocimiento anticipado y con autos de todas 
Jas causas qne tuvieran para sentencia, y como 
LIUDOS alcaldes se negaran á satisfacer esepedi- 



da vejaiuiiü, les uuuíüu aprehender y duc^icrrar, 
enviando á Haedo á la isla de Gorriti y á Bauza 
á la de Ratas, escoltados por fuerza armada. Los 
alcaldes protestaron ante el Rey, y éste aprobó 
su conducta, multando á Pino. 

P. ¿Que nuevas poblaciones se fundaron en 
tiempos de este gobernador ? 

R. La villa de Guadalupe cu 1774 con 47 as- 
turianos y g'illegos; la de Pando en 1781 con 
32 individuos de la misma procedencia; la de 
Santa Lucia en 1782 con pobladores indijenas y 
españoles; la ciudad de San José en 1783 con 
220 asturianos y gallegos; y en el espresado año 
la villa de Minas, hoy ciudad de Lavalleja, con 
130 individuos de las mismas provincias. 

P. ¿Que otras medidas trascendentales tomó 
en estos tiempos la corte de Madrid respecto al 
Uruguay ? 

R. Nombró en 1784 los comisarios demarca- 
dores que junto con los portugueses empezaron 
á establecer los limites de nuestras fronteras 
con el Brasil; organizó la administración de co- 
rreos que no existia en realidad; y niandó al Rio 
de la Plata la espedición científica de Malaspina 
para estudiar nuestras costas y hacer toda clase 
de investigaciones astronómicas, geográficas y 
de historia natural en ellas. 

P. ¿Cuando concluyó del Pino su gobierno? 

R. En 1790 que fué promovido al vireiuato de 
Buenos Aires, dejando interinamente en Monte- 
video al coronel D. Miguel de Tejada, quien pre* 
senció la colocación de la piedra fundamental 
de la Iglesia catedral, acontecida en ese mismo 
año de 1790. 



— 37 — 



P. ¿Quien fae el quinto gobernador.de Monte- 
video? . ^, 1- ' 

R El brigadier D. Antonio Olaguer Feliu, que 
se recibió "del gobierno en Agosto de 1790, y 
estuvo á su frente casi siete años. 

p. ¿Cuales fueron los sucesos mas notables de 

este gobierno? ^ 

K. En loque mira al orden civil, so estableció 
por Real Cédula de ese año que la elección anual 
de los alcaldes ordinarios que babia caido en 
desuso volviese á ponerse en vigor. Mas tarde 
el gobernador Feliú perdió (1792) un pleito sos- 
tenido con el Cabildo de Montevideo por causa 
de querer colocarse él en las procesiones reli¡io- 
sas á la derecha del cortejo en vez del Alférez 
Real que llevaba el estandarte. Apesar de esto, 
el gobernador, que siempre fué enemigo del 
Cabildo, trató de vejarlo en repetidas ocasiones, 
ora entrando con fuerza armada al local de sus 
juntas, ora aprisionando á algunos de sus miem- 
bros. 

H. ¿Y que sucedió, en el orden económico? 

R. En el órden económico sucedió que tuvo 
una gran espansión la trata de e:^clavos negros, 
introduciéndose en Mor.tevideo durante los tres 
primeros años del gobierno de Olaguer 2689 de 
esos desgraciados. Tomó grande incremento 
también la pesca de anfibios, estableciéndose ea 
Maldonado una pesquería sobre el local que so. 
lliinió desde entonces Punta de la Ballena, y^de 
la cual se esportaron en dos espediciones 17,561 
cueros de lobo marino, mas de 3000 tripas de 
grasa de lobo v ballena, v algunos cueros da 
león. 



P. ¿Que poblaciones se fundaron bajo eí go- 
bierno de Olaguer Feliú? 

R. La villa de Rocha en 1793 con 130 indivi- 
duos asturianos y gallegos, y el fuerte de Meló 
que dió orijen á la actual capital del Departa- 
mento de Cerro-Largo. 

P. ¿Hubo alguna iniciativa particular de re- 
sultados fecundos en estos tiempos ? 

R. Si señor, hubo una muy señalada, á saber: 
que D. Ensebio Vidal y Da. Maria Clara Zavala, 
fundaron en 1795 la primera escuela particular 
gratuita de Montevideo. 

P. ¿Cuando concluyó Olaguer Feliú su 
mando ? 

R. En Abril de 1798 murió en Pando casi re- 
pentinamente el virey de Buenos Aires D. Pedro 
Meló, y como Olaguer fuera el indicado para 
sustituirlo, se marchó á tomar posesión de su 
nuevo cargo. 

P. ¿Quien fué el sexto gobernador de Monte- 
video ? 

R. El brigadier de Real Armada D. José de 
Bustamante y Guerra, que vino investido á la 
vez del mando de la marina militar del Rio de la 
Plata. 

P. ¿Cuántos años gobernó y que clase de go- 
bierno hizo? 

R. Gobernó siete años, é hizo uno de los me- 
jores gobiernos que tuvimos durante la domina- 
ción española. Recibido en Febrero de 1797, al 
mes siguiente reunió á los habitantes de la ciu- 
dad en Cabildo abierto, se impuso de las necesi- 
dades del país y proyectó varias resoluciones 
para remediarlas. 



30 

P. ¿Que otras cosas notables sucedieron bajo 
este gobierno? 

R. En 1798 se alzaron los charrúas en el Nor- 
te, apurando á los españoles, que al fin les ven- 
cieron por intermedio de un cuerpo de tropas al 
mando del teniente coronel D. Francisco Rodri- 
go; y al año siguiente una terrible seca, que 
diezmó los ganados y arrasó las sementeras, 
puso en peligro la vida de los habitantes del 
país, quienes acudieron á los templos á rogar 
contra aquella calamidad, y obtuvieron la gra- 
cia de copiosas lluvias que acabaron con la peste 
y seca. 

P. Concluidas estas emergencias ¿cual fué el 
estado general del país ? 

R. Muy floreciente, apesar de la hostilidad 
que le hacia el Consulado de Buenos Aires, cor- 
poración instituida para entender en los nego- 
cios comerciales del vireinato. 

P. ¿Que datos hay para probar ese progreso 
del país ? 

R. Los siguientes : En 1799 Montevideo consi- 
guió ver establecido en el Cerro el primero de 
los faros que se levantaron en el Rio de la Plata; 
asi mismo, y por medio de impuestos munici- 
pales, obtuvo fuertes cantidades que aplicó á la 
prosecución de la Catedral, reedificación del 
Cabildo, compostura de caminos y dotación de 
agua potable á la ciudad. El movimiento comer- 
cial del país en el año 1800 sumó 1:928,000 pesos 
entre exportaciones é importaciones, y su po- 
blación resultó ser de 30,665 individuos, en su 
íiíayoria indijenas. 



_ ue poblaciones se fundaron bajo el go- 
bierno de Bustamante y Guerra? 

R. Dos poblaciones, á saber: el pueblo de 
Belén en 1800, con familias indíjenas qu • llevó 
allí el capitán de blandengues D. Jorge Pache- 
co; y en igual fecha la villa de la Florida, capi- 
tal del actual Departamento de su nombre, con 
familias indíjenas y españolas. 

P. ¿Que sucedió por estos tiempos ^ auu- 
guas Misiones jesuíticas? 

R. Sucedió que el marqués de Avilés vucy de 
Buenos Aires, disolvió la comunidad de bienes 
allí, para ver si dejando en libertad á los indíje- 
nas adelantaban algo; pero fué inútil, porque la 
espoliación y malos tratamientos de los gober- 
nadores militares los habían hecho incapaces de 
progresar. Un censo levantado al año siguiente, 
demostró que nuestras Misiones habían perdido 
por la dispersión y la muerte, mas de las tres 
cuartas partes de sus habitantes desde que los 
Jesuítas fueron expulsados de ellas. 

P. ¿Como aprovecharon los portugueses esta 
situación? 

R. Los portugueses que ya habían fundado 
subrepticiamente cinco poblaciones de este lado 
del Arroyo-grande, aprovecharon la ruptura de 
hostilidades acontecida en 1801 entre las cortes 
de Madrid y Lisboa, para lanzar dos cuerpos de 
tropas que se apoderaron del Chuy, Yaguaron y 
toda nuestra linea del Yacuy hasta Santa Tecla; 
en seguida estimularon á José Borges de Canto, 
antiguo desertor de ellos, á que invadiese núes-, 
tros Siete pueblos de Misiones, y con 40 hom- 
bres los conquistó, tomando prisionera la guar- 



Ilición española, sin que el virey de Buenos 
Aires hiciera cosa razonable por evitar aquel 
desastre. 

P. ¿ Que hicieron por estos tiempos los cha- 
rrúas ? 

R. Volvieron á alzarse, y fueron balidos y 
destrozados en los combates de Arapey-grande, 
Sopas y Tacuarembó, por el capitán D. Jorge 
Pacheco. 

P. ¿Que oí 10 alzamiento importante hubo de 
haber? 

R. Se descubrió en 1803 una conspiración de 
los esclavos de Montevideo, cuyo plan era asesi- 
nar á sus amos y huirse á campaña formando 
una población separada. Cuando empezaban los 
asesinatos, fué descubierto el plan, aprehendidos 
y ejecutados los malhechores y se levantó una 
horca en la plaza, con lo cuaI volvió á imperar 
el órden. 

P. ¿Intentaron alguna otra usurpación los 
portugueses antes de concluir Busiamante y 
Guerra su gobierno? 

R. Si señor. En 1804, aliándose á los indíjenas 
infieles del Norte, avanzaron hasta la orqueta 
del rio Yarao tomando posesión de aquellos te- 
territorios; pero el teniente D. José Rondeau, 
futuro general de la República, les batió y des- 
alojó recuperando las tierras usurpadas. 

P. ¿Cuándo concluyó Hustamante y Guerra su 
gobierno? 

R. En 1804 la corte de Madrid llamó al briga- 
dier Bustamante para utilizar sus servicios en el 
mar, y este salió de Montevideo para España, al 
Daando de las fragatas «Medea», «Fama», «Cía- 



ra», y «Mercedes», conduciendo 5K)00.000 de 
pesos y un considerable cargamento de efectos. 

P. ¿Quien fué el séptimo gobernador de Mon- 
tevideo ? 

R. El brigadier de Real Armada D. Pascual 
Ruiz Huidobro, que empezó á gobernar en los 
primeros días del año 1804. 

P. ¿Como inició su gobierno? 

R. Prosiguiendo las mejoras materiales que 
habia alentado su antecesor. Eq el primer año 
del mando de Ruiz Huidobro se consagró la 
Catedral, se creó un lazareto, se fundó una AU 
hondiga 6 granero donde se espendia por cuenta 
del gobierno y á precias módicos el trigo para 
el pueblo; y entrado el año 1805 se introdujo la 
vacuna en el país por el portugués Antonio Ma- 
chado, á quien debemos colocar en el número de 
nuestros bienhechores. 

P. ¿Que suceso extraordinario vino por estos 
tiempos á turbar la paz en el Uruguay? 

R. La invasíion inglesa, ó sea el ataque á mano 
armada y sin motivo, que In;^laterra nos trajo. 

P. ¿Como aconteció eso? 

R. El comodoro inglés Moore, que bordejeaba 
de incógnito y con cuatro fragatas á la altura 
del Cabo de Santa María se presentó en 5 de 
Octubre do 1804 delante del brigadier Busta- 
mante y Guerra que navegaba para Kspaña, y 
le propuso que se rindiera, pues de otro modo 
tenia orden de atacarle. Bustamante se negó á 
rendirse, trabándose en combate con el inglés, 
y después de un fuerte cañoneo en que voló la 
fragata «Mercedes» y perdieron 100 individuos 





los otros tres barcos, fué apresada la escuadra 
española y robados sus caudales. 

P. ¿Que hizo la corte de Madrid al conocer 
este atentado ? 

R. Rompió con Inglaterra, y se preparó á ven- 
gar la afrenta recibida uniéndose á Napoleón I 
que mandaba en Francia entonces. 

P. ¿Cesaron los ingleses en su hostilidad con 
ese motivo? 

R. No señor. Animados al año siguiente por 
la conquista del Cabo de Buena Esperanza que 
arrebataron á los holandeses, é instigados por 
el aventurero caraqueño D. Francisco Miranda, 
se dirijieron al Rio de la Plata con una espedi- 
cion de 6 b arcos de guerra y 5 trasportes á ór- 
denes de Sir Home Popham conduciendo 1600 
hombres de desembarco al mando del brigadier 
Berresford, y fueron á tomar á Buenos Aires, 
haciéndose dueños de esa ciudad, sin resisten- 
cia, el 27 de Julio de 1806. 

P. ¿ Que hicieron las autoridades de Montevi- 
deo al saber ese desastre? 

R. Inmediatamente se aprestaron á recon- 
quistar la ciudad de Buenos Aires, para lo cual 
el comercio de Montevideo dió 48.000 pesos; 
D. Miguel Antonio Vilardebó y D. Mateo Maga- 
riños alistaron por cuenta propia compañías de 
soldados; las señoras de Morales y Huet encabe- 
zaron suscriciones pecuniarias. Por fin se apron- 
tó una espedicion de 1123 hombres con 2 obuses 
y seis piezas mayores, que bajo el mando^ de 
D. Santiago Liniers, capitán de navio español, 
atacó y venció á los ingleses, obligándoles á 



— 44 — 



rendirse en Buenos Aires el dia 12 de Agosto de 
1806. 

P. }, CoQio fué recompensado este ausilio de 
Montevideo? 

R. El Cabildo de Buenos Aires, mandó á las 
personas mas notables de esta ciudad medallas 
conmemorativas del hecho, y una nota de agra- 
decimiento para todo el vecindario; y el Rey, 
cuando supo lo acontecido, concedió á Montevi- 
deo el titulo de Muy fiel y Reconquistadora 
ciudad, con la circunstancia que habia de agre- 
gar al escudo do sus armas, banderas inglesa"- 
abatidas que api^esó en dicha reconquista, con 
una corona de olivo sobre el Cerro, atravesada 
con otra de las Reales armas, palma y espada, 

P. Mientras el ejército inglés habia sido ven- 
cido por nuestras tropas ; que haría la escuadra 
inglesa? 

R. La escuadra inglesa, bajo las órdenes de 
Sir Home Popham y con 800 soldados de infan- 
tería de marina á su bordo, bloqueaba el litoral 
comprendido entre Montevideo é Higueritas, di- 
ficultando las comunicaciones de Ruiz Huidobro 
con el esterior. Reforzado por nuevos buques y 
1400 hombres que le trajo del Cabo el coronel 
Backhouse, se decidió Popham á atacar Monte- 
video el 28 de Octubre de 1806, y después d< 
intentar un desembarco por el Cerro y de bom- 
bardear la ciudad, fué rechazado en todos los 
puntos y se hizo á la vela para otras aguas. 

P. ¿Como vengó Popham su derrota de Mon- 
tevideo? 

R. Yendo á atacar á Maldonado, en cuya ba- 
hía apareció el 29 de Octubre, empezando á des- 



— 45 — 



emb u ..ir sus tropas. La guarnición de la ciudad 
que se cornponia de 230 hombres y cuatro piezas 
al mando del capitán Borrás, salió á pelear á los 
in"ieses, quienes divididos en tres columnas, la 
arroll.n-on obligándola á refujiarse en la pobla- 
ción, donde peleó hasta sucumbir, matando al 
enemiíTO 37 hombres é hiriéndole 40. 
P. ¿Que hicieron en seguida los ingleses? 
R. Después de entregar Maldonado á un horri- 
ble saqueo, atacaron los ingleses la isla de Go- 
rriti que estaba guarnecida por 100 hombres y 9 
piezas de artilleria, consiguiendo rendir la isla 
después de un fuerte bombardeo de dos dias, y 
enviando su guarnición á la desierta isla de 
Lobos, de donde se escaparon 37 hombres en dos 

botes de cuero. 

P. ¿Quedaron los ingleses tranquilos en Mal- 
donado ? 

R. No señor, pues una división lijera al man- 
do del teniente de fragata D. Agustin Abren les 
empezó á hostilizar atacando en 6 de Noviembre 
y á inmediaciones de San Carlos un cuerpo in- 
glés de 1000 infantes y 200 hombres de caballe- 
ría. Apesar de que la caballería inglesa fué des- 
trozada. Abren y su segundo gefe quedaron ten- 
didos sobre el campo de batalla, y nuestras 
fuerzas se retiraron; pero habiendo recibido un 
nuevo gefe en el teniente coronel D. José More- 
no, pusieron sitio á Maldonado, reduciendo mu- 
cho los recursos comestibles de los ingleses. 

P. ¿Como salvaron estos su situación ? 

R. Por el refuerzo de 4300 soldados que les 
trajo Sir Samuel Auchmuty, convoyados por el 



— 46 — 



almirante Sterling, cuyos dos desembarcaron en 
Maldonado el 5 de Enero de 1807. 

P. ¿ Que hicieron los ingleses con estas fuer- 
zas? 

R. El general Auchmuty, sumando todos sus 
recursos, se encontró con un armamento naval 
que pasaba de 100 buques de diversos portes y 
5700 soldados veteranos, con los cuales desem- 
barcó el 18 de Enero de 1807 en el Buceo prepa- 
rándose á atacar nuestra capital. 

P. ¿Cuales eran las condiciones de Montevi- 
deo para resistir ese ataque ? 

R. Muy inferiores, militarmente hablando. 
Los fuertes de la ciudad estaban artillados por 
unas 200 piezas de cañón y guarnecidos por 3000 
combatientes, casi todos milicianos. A estos 
recursos se unian 4000 hombres de caballería 
traidos por el marques de Sobremonte, virey de 
Buenos Aires, quien no habiendo defendido 
aquello ciudad en tiempo oportuno, aseguraba 
que defenderla triunfalmente la nuestra. 

P. ¿Como empezó el ataque de los ingleses? 

R. Durante los dias 18 y 19 de Enero, efectua- 
ron su desembarque, arrollando las fuerzas de 
Sobremonte que huyeron en fuga á las Piedras, 
y ocupando los arrabales de la ciudad. En la 
mañana del dia 20, la guarnición de la plaza al 
mando del brigadier Lecocq y en número de 
mas de 5000 hombres, atacó las fuerzas sitiado- 
ras haciéndoles varios muertos y 200 heridos, 
pero fué rechazada con pérdida de 1000 infantes 
y una pieza de cañón. 

P. ¿Después de este desastre que sucedió? 
R. En los dias subsiguientes, los ingleses bom- 



— 47 — 



bardearon por mar y tierra la plaza, que recibió 
un socorro de 450 hombres venidos de Buenos 
Aires, y por fin, en la madrugada del 3 de Fe- 
brero, tomaron por asalto la ciudad, perdiendo 
560 hombres muertos, entre ellos los coroneles 
Vassal y Browing y una multitud de heridos; y 
matándonos 400 hombres á mas de hacernos ua 
número correspondiente de heridos. El goberna- 
dor Ruiz Huidobro, con 50 gefes y oficiales y 600 
individuos de tropa, fueron enviados á Inglate- 
rra en calidad de prisioneros. 

P. Luego de conquistada Montevideo ¿cual 
fué la conducta de los ingleses? 

R. Trataron de apoderarse de todo el país, 
por cuantos medios se les presentaban, á cuyo 
efecto, fundaron un periódico redactado en cas- 
tellano y llamado La Estrella del Sur, primera 
hoja de publicidad que vió la luz en el Rio de la 
Plata, y la cual estaba destinada á propagar las 
escelencias de la nueva dominación. En seguida 
una división de 2000 hombres ocupó sin resis- 
tencia Canelones, y otro cuerpo de tropas á 
órdenes del coronel Pack, oficial perjuro que 
habia escapado de Buenos Aires, ocupó S. José y 
la Colonia, haciéndose notar por sus desordenes 
y saqueos. 

P. ¿Como recibió el pais á estos intrusos? 

R. En todas partes se levantaron partidas de 
paisanos para combatirles, y hubieran sido aca- 
bados los ingleses, si por imprudencia de dos 
agentes subalternos, que Auchmuty perdonó 
cuando ya estaban sobre el patíbulo, no se des- 
cubre la conspiración que se habia tramado al 
efecto. Apesar de todo, el coronel D. Francisco 




— 48 — 



Javier de Elio, cruzó de Buenos Aires á la Colo- 
nia con 600 hombres, pero fué allí rechazado 
por Pack después de un encarnizado combate; y 
siguió luego operando en cnmpaña con alterna- 
tivas de buen y mal éxito. 

V. ¿Que suceso decisivo vino á poner fin á 
todas estas penalidades? 

\í. La derrota completa de los ingleses en 
Buenos Aires, cuya ciudad atacaron con 11,800 
hombres, teniendo que capitular después de un 
gran desastre el 6 de Julio de 1807, y pactando 
en esa capitulación la entrega de Montevideo 
que retenian. Las tropas británicas salieron de 
Montevideo el 9 do Setiembre á las 12 del dia, y 
á las 2 de la tarde entraron los primeros desta- 
camentos españoles á la plaza, restableciéndose 
la autoridad de España, bajo las órdenes del 
coronel D. Francisco Javier de Elio, nombrado 
gobernador interino. Al poco tiempo confirmó la 
corte su nombramiento, con lo cual vino á ser 
Elio, el octavo gobernador de Montevideo. 



VI 



LA INDEPENDE.NGIA 



P. ¿Que se entiende por Independencia? 

R. Si se trata de jas naciones, independencia 
quiere decir la facultad de gobernarse por si 
mismas, sin sujeción á un poder estraño. Y si se 
trata de los individuos, independencia es la 
facultad de gobernarse á si mismo sin sujeción á 
otro. 



P. ¿Cuando empezaron los esfuerzos por la 
independencia uruguaya? 

K. Los esfuerzos por la independencia uru- 
guaya empezaron el 21 de Setiembre de 1808, 
con la reunión del Cabildo abierto que declaré 
instalada una Junta de g(íbierno á pedido del 
pueblo, y concluyeron el 10 de Setiembre de 
1829 cuando fué firmada por los diputados uru- 
guayos la Constitución Nacional que establece 
nuestras liliertades políticas y civiles. 
P. ¿Fué lejítima nuestra Independencia? 
R. Si, señor, lo fué. 

P. ¿En que causas puede fundarse esa lejiti- 
midad? 

R. En tres causas de derecho natural, á saber: 
1.0 En la mayoridad, que asi como autoriza á 
los hijos llegados á la edad viril á separarse de 
sus padres sin agravio, autoriza también á las 
colonias cuando son mayores de edad á sepa- 
rarse de sus metrópolis. 2.o En la necesidad de 
la igualdad, derivada de los decretos supremos 
de Dios, que ha hecho iguales á todos los hom- 
bres como hijos suyos que son. 3.^ En el derecho 
de buscar la própia felicidad, que es congénito á 
todo hombre, porque Dios se lo ha dado también. 

P. ¿Estuvieron los uruguayos privados de es- 
tos dérechos bajo las dominaciones española y 
portuguesa? 

R. Si, lo estuvieron. Desde luego, uno y otro 
gobierno, tutelaban al pueblo uruguayo como 
meiior de edad, negándole aptitudes para vivir 
por si. En seguida, favorecían las distinciones 
de esclavos y li!)ertos entre sus hijos, restrin- 



gian sus libertades industriales y les negaban la 
acción política adecuada á su importancia. 

P. ¿Quien fué el Presidente de la Junta de 
gobierno de 1808? 

^ R. El coronel D. Francisco Javier de Elio. 

P. ¿Que influencia tuvo esa Junta en la Amé- 
rica del Sur? 

R. Una influencia muy grande, pues á ella se 
debe el programa adoptado por los pueblos sud- 
americanos para sacudir el dominio estrangero. 
Con ese programa fué que se alzaron Chuqui- 
saca, Quito, La Paz y Buenos Aires, deponiendo 
las autoridades españolas y empezando la lucha 
de la emancipación. 

P, ¿Cuanto tiempo duró en ejercicio la Junta 
de Montevideo? 

R. Poco tiempo, pues el gobierno español la 
mandó disolver en 1809, promoviendo á Elio á 
un cargo mas elevado del que tenia. Ello por su 
parte acató la orden, viviendo en el país hasta 
Abril de 1810 en que se embarcó para España. 

P. ¿Cual era la situación de la España en 
aquel entonces? 

R. Muy complicada y angustiosa. Napoleón la 
habia invadido traidocamente en 1808 apoderán- 
dose de sus mejores plazas, fuertes y ciudades,y 
forzando á Cárlos IV y á su hijo Fernando YII á 
abdicar la corona. El pueblo español se alzó 
contra el usurpador, y en todas sus provincias 
se formaron Juntas de Gobierno para dirijir y 
alentar la resistencia nacional. 

P. ¿Como aprovechó la córte de Portugal esta 
emergencia? 

R. La corte de Portugal, que vió invadidos 



— 51 — 



también sus estados europeos por Napolaon, fugó 
al Brasil, y desde alli empezó á urdir una trama 
política para quedarse con nuestro país. Al fren- 
te de esa trama estaba la princesa Doña Carlota, 
esposa del principe rejente de Portugal y her- 
mana del rey de España, y un partido de hom- 
bres importantes de Buenos Aires se le plegó, 
alentándole á coronarse reina del Rio de la 
Plata. 

P. ¿Que clase de hombres eran esas personas 
de Buenos Aires que alentaban á Doña Carlota? 

R. Eran algunos de los revolucionarios que el 
25 de Mayo de 1810 habían depuesto al virey, y 
nombrado una Junta de gobierno al igual de la 
• que nosotros tuvimos dos años antes. 

P. ¿Quien sucedió á EIío en Montevideo? 
R.^ El brigadier D. Joaquín de Soria le reem- 
plazó interinamente 

P. ¿Como gobernó Soria durante su mando 
interino? 

R. Con estremada rijidez. Descubrió y deshizo 
una conspiración de los coroneles Murguiondo y 
Vallejo gefes de dos cuerpos de infantería del 
país, que estaban en relaciones con la Junta 
revolucionaría de Buenos Aires, aprehendió y 
desterró á varios ciudadanos, é introdujo el des- 
contento en todas fas clases sociales. 

P. ¿Quien le sustituyó en el mando? 

R. El Mariscal de campo D. Gaspar de Vigo- 
det, que vino nombrado por la córte, y ocupó su 
puesto en 7 de Setiembre de 1810. 

,P. ¿Cuales fueron las primeras medidas de 
Vigodet ? 

. H. Apoderarse del Arroyo de la China, por 



medio de una flotilla naval al mando del capitán 
de navio Michelcna; crear una Junta de Hacien- 
da, bajo su presidencia, para auxiliarse en los 
negocios de importancia, y fundar un órgano de 
publicidad, llamado la Gaceta para prestijiar la 
causa española. 

P. ¿Que hacia entre tanto Elio? 

R. Élio, nombrado virey del Rio de la Plata, 
llegaba en 12 de Enero de 1811 á Montevideo, 
con 2 buques de guerra y 500 soldados. El 17 
del mismo mes enviaba un comisionado á la 
Junta revolucionária de Buenos Aires para que 
le reconociese por gefe superior y prestase jura- 
mento á las cortes españolas reunidas en la isla 
de León, y como aquella Junta se negase á ha- 
cerlo, le declaró la guerra. 

P. Mientras esto pasaba respecto á Buenos 
Aires ¿cual era el estado de la opinión en el 
Uruguay ? 

Rr Un gran descontento dominaba los ánimos 
desde los primeros meses del gobierno de Soria; 
hasta que al fin se formó un partido opositor 
compuesto de la mayoría de los hijos dol país. 

P. ¿Quien vino á ser el gefe de ese partido? 

R. D. José Artigas: capitán de Blandengues y 
natural de Montevideo, el cual habiendo tenido 
una reyerta con el brigadier Muesas que man- 
daba en la Colonia, fué obligado á huir á Buenos 
Aires en la noche del 2 de Febrero de 1811. 

P. ¿Que sucedió después déla huida de Arti- 
gas? 

R. Que el alzamiento nacional que solo espe- 
raba una ocasión propicia se produjo inmedia- 



tamente; y de un estremo á otro del país todos 
los ciudadanos tomaron las armas. 
- P. ¿En que orden de fechas se sublevaron los 
pueblos y cuales fueron los caudillos que se 
► pusieron á su frente? . ^ , , 

R. La primera población que se sublevo fue la 
ciudad de Mercedes en 28 de Febrero de 1811, á 
la voz de D. Venancio Benavidez, D. Pedro Viera 
y el Presbítero D. Manuel Antonio Fernandez 
cura párroco de la localidad. 
P. ¿Que otras poblaciones se sublevaron? 
R. ka seguida se sublevó el vecindario de Pay- 
sardú, no pudiendo acompañarle la ciudad de 
este nombre, porque Michelena apareció con sus 
' buques en el puerto y sofocó el movimiento que 
encabezaban allí los clérigos Martínez y Maestre, 
aprenhendiendo á ambos. Después, en los prime- 
ros días de Marzo se sublevó la ciudad de Mal- 
donado, á la voz de D. Francisco Antonio de 
Bustamante, D. Juan Antonio Lavalleja futuro 
gefe de los Treinta y T^'-es, y varios otros veci- 
nos respetables, que aprisionaron la guarnición 
española de la ciudad y se hicieron dueños de 
todo el Departamento. 
P. ¿Trascendió este movimiento á las demás 
1^ localidades del país? 

iP R. Si señor. D. Tomás Garcia de Zuñiga, D. 
Ramón Marques y D. Pedro Celestino Bauzá, 
sublevaron el vecindario de Canelones, organi- 
zando sus milicias. D. Juan Francisco A^azquez 
sublevó el distrito de S. José,y D. Manuel Artigas 
sublevó los vecindarios de Casupá y Santa Lucia 

■ ayudado por D. Joaquín Suarez y otros patriotas. 

■ p. Félix Rivera sublevó el vecindario delDuraz- 



no, D. Baltasar Ojeda el de Tacuarembó, D. Ju- 
lián Laguna, futuro general de la República, y 
D. Manuel Pintos Carneiro sublevaron el vecin- 
dário de Belén, D. Blas Basualdo sublevó el ve- 
cindario de Lunarejo, D Francisco Antonio 
Delgado el de Cerro-Largo, D. Manuel Quinteros 
y los hermanos Vargas el Arroyo-grande, y D. 
Fernando Otorgués el del Pantanoso. 

P. ¿Cuales fueron las primeras empresas mili- 
tares de los sublevados? 

R. El 14 de Abril, D. Venancio Benavidcz sor- 
prendió y aprisionó un destacamento español en 
el Colla; el dia 20 D. Manuel Artigas batió en el 
Paso del Rey á las fuerzas del Capitán Busta- 
mante, y el dia 23 el mismo Artigas tomó por 
asalto la ciudad de S. José, muriendo de resultas 
de las heridas que recibió en el combate. 

P. ¿Que hacia entretanto D. José Artigas? 

R. Negociaba con la Junta revolucionaria de 
Buenos Aires el ausilio de tropas para combatir 
á los españoles. Conseguido ésto, desembarcó en 
la Calera de las Huérfanas el 7 de Abril, y em- 
pezó á reunir todos los voluntarios que pudo. 

P. ¿Como operó con esa gente? 

R. El dia 18 de Mayo de 1811 con una colum- 
na de 400 infantes, 600 hombres de caballería y 
2 piezas de cañón, derrotó en las Piedras al 
Capitán de fragata D. José Posadas que tenia 
1230 hombres de linea y 5 piezas de artillería, 
obligándole á dejar en el campo 152 muertos y 
heridos, 482 prisioneros con sus gefes, oficiales 
y cañones, y sin que los patriotas perdieran mas 
que 11 muertos y 27 heridos. 



P. ¿Que hicieron las autoridades españolas 
para vengar este desastre ? 

R. El virey Elio que lo dirijia todo en Monte- 
video, pues Vigodet habia ido por orden suya á 
tomar el mando de la Colonia, viéndose sitiado 
por las tropas de Artigas que vinieron á campar 
al Cerrito, rechazó toda proposición de acomo- 
damiento con lo-5 vencedores, y arrojó de la ciu- 
dad por opositoras á la causa española á 40 fa- 
milias emparentadas con ellos, y á los PP. fran- 
ciscanos D. José Benito Lamas, futuro Prelado 
uruguayo, y cinco relijiosos mas de ese con- 
vento. 

P. ¿Conseguían entre tanto los independientes 
algunas otras ventajas? 

R. Si, señor, Benavidoz obligaba á Vigodet' á 
abandonar la Colonia, tomando poses'on de ella 
en 27 de Mayo; el capitán de dragones D. Adria- 
no Mendoza, rechazaba hácia la misma fecha 
en Castillos íorzcándola á reembarcarse con pér- 
didas, una espedicion española que buscaba 
víveres para la guarnición de Montevideo; y 
D. José Rondeau gefe de las fuerzas ausiliares 
de Buenos Aires se incorporaba á Artigas estre- 
chando el sitio de Montevideo. 

P. ¿ Cuanto tiempo duró este primer asédio de 
la ciudad por los independientes? 

R. Hasta el mes de Octubre de 1811 en que el 
gobierno de Buenos Aires pactó con Elio y el 
príncipe Rejente del Brasil un armisticio, por el 
cual se abandonaba el asédio cuando Montevi- 
deo estaba en vísperas de caer. 

P. ¿Que hizo Artigas al saber el armisticio? 

R. Artigas se negó á aceptar ese pacto qua 



comprometía la causa nacional, y se retiró al 
Norte, seguido por 3000 voluntarios y uu inmen- 
so pueblo. Los portugueses echaron sobre estas 
fuerzas un ejército que pasaba de 4000 hombres 
con el cual ocuparon Cerro-Largo y Maldonado 
sin resistencia, asaltaron Paysandú cuya guar- 
nición sucumbió toda menos 8 hombres, pero 
fueron batidos en Yapeyú por el comandante 
Ojeda y en el Arapey-chico por el cou.andante 
Pintos Carneiro que los causaron fuertes des- 
trozos. 

P. ¿Que hicieron los españoles después del 
armisticio? 

R. El virey Elio, cansado de un mando en el 
cu Al habia perdidp su reputación política, abo- 
lió el vireinato en 18 de Noviembre, y dejando 
á Vigodet con título de Capitán general, se em- 
barcó para España en 14 de Diciembre de 1811. 

P. ¿Crmo se aprovecharon los portugueses de 
esta situasion ? 

R. Los portugueses, á pretesto de pacificai 
país, siguieron internándose en él apesar de 
haberse cumplido el armisticio El marqués de 
Alégrete y el brigadier Chagas penetraron en las 
Misiones, entregándolas á un terrible saqueo. 
Artigas cntónces destacó á Otorgués para defen- 
der aquellos pueblos, pero el gefe uruguayo fué 
vencido. 

P. ?,Cuanto tiempo duraron estas tropelías? 
R. Hasta Mayo de 1812 en que fué firmado 
entre la Junta revolucionaria de Buenos Aires y 
los portugueses el pacto de desocupación del 
Uruguay, después de lo cual, y promediando 
unio, un ejército argentino al mand) de don 



— 57 — 



Manuel de Sarratea vino en ausilio de los inde- 
pendientes. 

P. ¿Como se condujo Sarratea con Artigas? 

R. Muy mal. Empezó á minar su autoridad, le 
arrebató varios cuerpos, é introdujo la anarquía 
ante los uruguayos. Después despachó fuerzas 
sobre Montevideo para establecer un sitio for- 
ma!, que empezó el 20 de Octubre. 

P. ¿Que pasaba entre tanto en Montevideo? 

R. Vigodet habia dado muestras de un carác- 
ter tirántico. Con el nombre de Partida Tran- 
quilizadora, envió á campaña una fuerza que 
hizo gran recluta de armas y caballos, ajustició 
algunos matreros y trató como reos de Estado á 
toda mujer sindicada de ser afecta á los indepen- 
dientes. Mientras permitia que esto se hiciera en 
campaña, levantaba en la ciudad un empréstito 
llamado Patriótico, cuya cobranza fué muy difi- 
cultosa. 

P. ¿Como intentó Vigodet salir de sus penurias 
militares? 

R. Atacando las fuerzas uruguayas y argenti- 
nas, que bajo el mando de D. José Rondeau sitia- 
ban desde Octubre la ciudad. El dia 31 de Di- 
ciembre de 1812, al amanecer, salió al efecto con 
una columna de 1600 á 1800 hombres y 8 piezas 
de artillería en dirección al Cerrito, donde libró 
una batalla en que fué derrotado con pérdida de 
100 muertos, 146 heridos v 30 prisioneros. 

• ¿Que hicieron los independientes después de 
la batalla del Cerrito? 

R. Cansados de las intrigas de Sarratea, lo 
destituyeron en 10 de Enero de 1813 nombrando 
para general en gefe á D. José Rondeau, quien 



— 58 — 



se puso en buena inteligencia con Artigas, cuya 
incorporación á los sitiadores se verificó al mes 
siguiente. 

P. ¿Cual fué la conducta política de Artigas, 
antes de incorporarse á los sitiadores? * 

R. Artigas antes de incorporarse al asédio de 
Montevideo, acababa de dar muestras de su tem- 
ple de alma, rechazando las proposiciones de 
Vigodetquele ofrecia en nombre del Rey el em- 
pleo de brigadier y el nombramiento de 'coman- 
dante general de campaña, con tal que rompiese 
con los de Buenos Aires. 

P. ¿Cual fué la conducta política de Artigas 
después de su incorporación á los sitiadores? 

R. Fué la que convenia al país. En 5 de Abril 
de 1813, convocó un numeroso cuerpo electoral 
quien nombró un gobierno cuya presidencia 
recayó en la persona del Gefe de los Orientales 
como titulaba á Artigas el pueblo. 

P. ¿Como procedió entonces Artigas? 

R. Elejido el gobierno, Artigas propuso á Ro- 
dean que se convocase un Congreso para organi- 
zar el p-^is, pero el general argentino se negó á 
ello. Entonces, aprovechando la disposición 
vijente de la Asamblea de las Provincias Unidas 
del Rio de la Plata que actuaba en Buenos Aires, 
elijieron los uruguayos cinco diputados que les 
representasen allí, pero la Asamblea rechazó á 
esos diputados en 11 dq Junio de 1813. 

P ¿Que hizo Artigas en presencia de estas 
repulsas ? 

R. Se resignó á esperar mejores tiempos, pres- 
tando su mayor concurso ai asédio de Monte- 
video, cuya guarnición se sentía desfallecer por 



la miseria y la muerte, pues solo una epidemia 
de escorbuto se llevó en 20 meses unas 14,000 
personas de todas edades, y á no haber sido por 
fray Juan Ascalza, rolijioso franciscano y por la 
Hermandad de Caridad, que socorrian á unos 
7000 indijentes por médio de racionamientos 
diarios, habria muerto de hambre toda esa otra 
parte infortunada de la población. 

P. ¿Hizo por estos tiempos alguna nueva de- 
mostración política el gobierno de Buenos Aires ? 

R. Si, señor, ordenó á Rondeau que dejase 
espédito el camino para la convocación do un 
Congreso uruguayo. Rondeau se puso de acuer- 
do con Artigas al efecto, y juntos convocaron á 
los electores, que se r<3unifc;ron en la Capilla de 
Maciel el 8 de Diciembre de 1813. Pero el gene- 
ral argentino, de acuerdo con su gobierno, hos- 
tilizó de tal modo á Artigas y faltó tan abierta- 
mente álopaciado en la convocatoria, que el 
Gefe de los Orientales se retiró del asédio con 
sus tropas en la noche del 20 de Enero de 1814. 

P. ¿Que hizo el gobierno üe Buenos Aires al 
saber esta noticia? 

R. El gobierno de Buenos Aires, lanzó un de- 
creto al mes siguiente (11 de lebrero), ofreciendo 
6000 pesos por la cabeza de Artigas, y mandan- 
do que todo individuo armado que le siguiera, 
si no se sometía á los 40 dias de la disposición 
indicada, fuese fusilado por traidor. 

P. ¿Cuando cayó la ciudad de Montevideo? ^ 

R. El dia 23 de Junio de 1814, Vigodet abrió 
las [ uertas de la ciudad al general D. Carlos 
Alvear que habia sucedido á Rondeau en el 



— Go- 



mando de las tropas sitiadoras, y se embarcó 
para España. 

P. ¿Como se portó el general Alvear en Mon- 
tevideo? 

R. Muy mal. Quiso hacer de este país una 
provincia argentina, y entonces ■ se sublevaron 
todos sus habitantes. ' ] 

P. ¿Como concluyó la bréve dominación ar- 
gentina ? 

R. Por médio de desastres militares. En Julio 
de 1814, D. Fernando Otorgués batió en Guale- 
guay al barón de Holemberg, deshaciéndole la 
división de su mando; en Setiembre del mismo 
año D. Fructuoso Rivera batió la división Mar- 
tínez on la Azotea de González y el 10 de Enero 
de 1815, D. Rufino Bauzá ganó la batalla deci- 
siva de Guayabo qne puso fin á la dominación 
argentina. 

P. ¿Como vengó el gobierno de Buenos Aires 
estos desastres? 

R. Poniéndose de acuerdo con los portugue- 
ses para dejarles conquistar nuestro país sin 
oposición. 

P. ¿Cuando entraron los portugueses al país? 

Iv. En Agosto de 1816, el general Lecor con 
7000 hombres y una escuadra al mando del con- 
de de Viana empezaron la invasión por el Este 
apoderándose de Maldonado, mientras el general 
Silveira mvadia por Cerro-Largo arrollando 
cuanto hallaba cá su frente. En 27 de Octubre, 
fue derrotado Artigas en Carumbé, y el 19 de 
Noviembre, fué derrotado D. Fructuoso Rivera 
en India Muerta, facilitando este desastre la 
marcha del general Lecor sobre Montevideo, 



— 61 — 



cuya ciudad ocupó con sus tropas el 20 de Enero 
de 1817. 

P. ¿Que hizo Artigas para defender el país 
después de estos desastres ? 

R. Juntó todas sus fuerzas disponibles y peleó 
personalmente á la cabeza de ellas, con una 
bravura que sus mismos enemigos elojiaron. 
Pero el triunfo quedó por los portugueses, que 
lo derrotaron á él en el Ai^apey, y al coronel 
D. Andrés Latorre en el Catalán, donde tuvo 
lugar una de las mas sangrientas batallas 
libradas por los uruguayos. 

P. Después de la batalla del Caía/an ¿mejoró 
la suerte de los independientes? 

R. Desde esa fecha todos fueron contrastes; 
las provincias argentinas de Entre-Rios, Corrien- 
tes, Santa Fé y Córdoba, que hablan declarado 
á Artigas su Protector, se desligaron de la 
alianza, y coadyuvaron á hostilizarle, hasta que 
al fin cayó rendido en 1820, emigrando al Para- 
guay, donde murió después de treinta años de 
proscripción en Setiembre de 1850. 

P. Vencido Artigas ¿que hicieron los portu- 
gueses? 

R. Ocuparon el país como dueños y asilo tras- 
mitieron á los brasileros sus sucesores, quienes 
no^ gobernaron en paz hasta el 19 de Abril de 
1825, en cuya fecha Don Juan Antonio Lavalleja 
con 32 compañeros desembarcó en el Arenal 
Grande y dió principio á la heroica cruzada de 
de los Treinta y Tres. 

P. ¿Como legalizó Lavalleja este movimiento 
popular? 

R. Convocando á los pueblos uruguayos á 



— 62 - 

comicios públicos, lo que dió por resultado ele- 
jir un Gobierno nacional, que se instaló en la 
villa de la Florida el 14 de Junio de 1825. 

P. ¿Cuales fueron las primeras victorias mili- 
tares de los Treinta y Tres? 

R. El 24 de Setiembre de 1825, el general 
Rivera ganó la batalla del Rincón, y el 12 de 
Octubre el general Lavallejaganó la de Sarandi 
con lo cual quedó asegurado el dominio de la 
campaña por los independientes. 

P. ¿Como quiso vengar el gobierno brasilero 
estos desastres? 

R. Poniendo á precio la cabeza de Lavalleja 
por 1500 pesos y la de Rivera por 2000. Elevan- 
do á 5000 soldados la guarnición de Montevideo, 
á 1000 la de la Colonia, á 1000 la de Maldonado, 
á 500 la de las islas de Lobos, trayerdo sobre la 
frontera de Rio-grande un ejérciio de 12000 
hombres, á cuyo frente se puso al fin el Empera- 
dor D. Pedro 1 en persona, y enviando á nuestras 
aguas el grueso de las ñotas navales del Im- 
perio. 

P. Consiguieron los Treinta y Tres algún 
ausilio del estrangero? 

R. Si señor. Después de muchas vacilaciones, 
el gobierno argentino se decidió á ayudarles, 
disponiendo que un ejército á las órdenes del 
general Alvear penetrase en nuestro territorio, y 
una escuadra á óidenes del almirante Brown 
hostilizase al enemigo en nuestras aguas. 

P. ¿Que ventajas militares obtuvieron esas 
tropas? 

R. El ejército de Alvear unido al de Lavalleje, 
ganó la batalla de Ituzaingó el 20 de Febrero de 



— 63 — 



1827, y la escuadra de Brown desde Febrero á 
Abril del mismo año, domino á la escuadra bra- 
silera afrontándola con éxito en varios comba- 
tes, especialmente en el del Juncal. 

P. ¿Hizo alguna cosa notable por estos tiem- 
pos el general Rivera? 

R. Si, señor. Expulsado del ejército republi- 
cano á causa de las rencillas que empezaban á 
dividir hondamente á sus gefes, Rivera pasó á 
Buenos Aires, y desde allí se trasladó á Santa Fé 
con un puñado de hombres decididos. Desde 
Santa Fé y en Abril de 1828 se dirijió á territo- 
rio uruguayo, burlando toda clase de peligros, y 
emprendió la célebre campaña militar que dio 
por resultado la toma de las Misiones en 20 dias, 
y la improvisación de un ejército que se llamó 
desde entonces «Ejército del Norte». 

P. ¿Cual fué la influencia de estos sucesos en 
el ánimo de los beligerantes? 

R. Fué una influencia decisiva. El emperador 
del Brasil al saber la toma de las Misiones obtó 
inmediatamente por la paz, y los gefes argentinos 
y uruguayos que hostilizaban á Rivera tuvieron 
que admirarlo de nuevo en sus filas, y aceptar 
la opinión del Ejército del Norte que fijó como 
condición indeclinable para la paz, la indepen- 
dencia lisa y llana del UruguaJ^ 

P. ¿En que época se firmó la paz? 

R. El 27 de Agosto de 1828 se firmó la Con- 
vención Preliminar de paz entre la República 
Argentina y el Brasil reconociendo nuestra inde- 
pendencia, y el 4 de Octubre del mismo año se 
ratificó en Montevideo la convención espresada. 



P. ¿Que sucedió después? 

R. El pueblo uruguayo, en ejercicio de su so- 
beranía, elijió una Asamblea Constiyente, que 
elaboró nuestra Constitución política y la san- 
cionó en 10 de Setiembre de 1829. 

P. Sancionada la Constitucijn ¿quien fué el 
primer Presidente uruguayo? 

R. El brigadier general D. Fructuoso Rivera, 
que abre el catálogo de los presidentes constitu- 
cionales, y marca la época en que el pueblo uru- 
fiuayo empieza á gobernarse por si mismo.